El fin de semana pasado estrenamos el horario de invierno, un cambio que todos hemos notado en mayor o menor medida. Ahora amanece antes, pero acosta de que a las seis de la tarde ya sea casi de noche, algo que no satisface a muchos. ¿Te has preguntado cómo afecta el cambio de horario a nuestra salud? Pues sigue leyendo.

Cómo afecta el cambio de horario a la salud

Según las estadísticas son los niños y los mayores los que más sufren con el cambio de horario. Los problemas más habituales son los siguientes:

Problemas para conciliar el sueño

Nuestro sueño está regulado por los ritmos circadianos, adaptados al ciclo día y noche. Cuando se cambia la hora, nuestro ritmo circadiano se altera temporalmente. Muchas personas no lo notan, pero otras tienen dificultades para dormirse.

Pero tranquilo, incluso en el peor de los casos, estos problemas no deberían durar más de tres o cuatro días y pueden evitarse si te vas un poco antes a dormir.

Cambios de humor

Mucha gente se queja de lo deprimente que es que anochezca tan pronto. Algo de razón tienen: la falta de luz aumenta la melatonina en nuestro organismo, una hormona responsable del letargo en animales y que en humanos produce decaimiento y falta de energía. Por eso el cambio de horario puede entristecer a algunas personas, especialmente a las que tienen problemas de depresión.

Molestias para los más pequeños

Como ya hemos dicho, los niños pueden ser los más afectados por el cambio. Entre otras cosas, los lactantes pueden experimentar alteraciones en su alimentación. Además, los niños en general tendrán mayores dificultades para despertarse a su hora.

¿Qué dice la ciencia sobre el cambio de hora?

Un curioso estudio publicado en 2008 encontró que había relación entre los cambios de hora y la incidencia de infartos de miocardio. Se registró un aumento significativo de infartos los días posteriores al cambio de horario de primavera, y una reducción, también significativa, en los posteriores al cambio de horario de invierno.

Otros estudios también han relacionado los cambios de horario con los accidentes de tráfico o el índice de suicidios. Sin embargo, también los hay que no han encontrado cambios relevantes.

Viendo cómo afecta el cambio horario a nuestra salud, muchos se preguntan si de verdad vale la pena adelantar o atrasar la hora dos veces al año. ¿Tú qué opinas? Los comentarios están abiertos