En el post de hoy vamos a tratar sobre algunas de las falsas creencias que se tienen acerca de practicar ejercicio:

 

“Sudar adelgaza”

Es una de las ideas más extendidas y peligrosas, ya que algunas personas realizan ejercicio demasiado abrigadas o en horas de mayor temperatura para sudar más. Este mito es totalmente falso, ya que al sudar se pierde agua, no calorías y en cuanto se bebe agua para mantener la hidratación, el peso se recupera.

 

“El deporte por la mañana te hace perder más calorías”

Esto es falso. No hay una hora mejor que otra para realizar ejercicio, simplemente hay que realizarlo teniendo en cuenta algunos factores. Los expertos recuerdan que si sales por la mañana, no lo hagas en ayunas. Si decides que el deporte será por la tarde, que sea después de hacer la digestión y, si es por la noche, que no sea justo antes de acostarte pues te activarás y te costará dormir.

 

“Estirar siempre es bueno”

Se debe hacer en el momento adecuado, y de la forma correcta. No se debe estirar en frío, forzar, ni llegar al dolor. Hay que mantener la respiración relajada, mejor sin realizar rebotes, y evitar los músculos muy doloridos.

 

“El ejercicio aumenta el apetito”

Más bien al contrario, el ejercicio físico aumenta la cantidad de amilina en sangre, que minimiza la sensación de hambre.

 

“Las agujetas son buenas y desaparecen con agua con azúcar”

Ninguna de las dos afirmaciones son ciertas. Si las agujetas duelen, es que no se ha realizado correctamente el entrenamiento. Las agujetas son roturas fibrilares a nivel microscópico que aparecen cuando hemos hecho un ejercicio físico mayor del que estamos acostumbrados. El otro mito, el del ácido láctico, también hay que desmentirlo. Para combatir las agujetas, no tomes agua con azúcar y realiza estiramientos ligeros y suaves paseos.

 

“Cuanto más ejercicio, mejor”

El ejercicio y la actividad física en general es positiva para nuestra salud siempre que se realice dentro de los parámetros saludables, con la frecuencia, intensidad y duración razonables y con los periodos de descanso y recuperación necesarios. Ir más allá del límite puede ser muy perjudicial.

 

“Los abdominales eliminan la grasa de la tripa”

Se trata de un ejercicio que quema calorías y, por tanto, reduce la grasa corporal a nivel global, pero no localmente. Crece el músculo.

 

“El músculo se convierte en grasa al dejar de practicar ejercicio”

Es falso ya que la grasa y el músculo pertenecen a tejidos distintos. Al dejar de realizar ejercicio se pierde masa muscular y el metabolismo se ralentiza. Debido a esto y a tener una vida más sedentaria, es más fácil aumentar peso.

 

¿Conocías estos falsos mitos? ¿Sabes alguno más?

 

Te recomendamos que realices siempre deporte con cuidado y en base a tus posibilidades y límites. Además, para recuperarte mejor, puedes utilizar VitalSport. Es una cómoda muñequera que estimula tus impulsos bioeléctricos. Estas frecuencias, similares a las que produce nuestro organismo y sin ningún tipo de efecto secundario, te ayudarán a recuperar energías después del ejercicio físico y optimizará tu rendimiento deportivo. Para más información haz clic aquí.